Qué te ofrece
Si estáis pensando en unas vacaciones en familia, Navarra puede ser una estupenda opción. Ahora os contamos por qué mientras recorremos Navarra de norte a sur.


NATURALEZA Y PEQUES, UN TÁNDEM QUE SIEMPRE FUNCIONA

Los Pirineos del NORTE de Navarra te ofrecen naturaleza a raudales. Bosques como Irati, Bertiz o Quinto Real en los que recoger hojas y frutos, saltar riachuelos o quedarse en silencio escuchando…; gargantas en las que avistar impresionantes buitres como las de Lumbier y Arbaiun; ríos en los que hacer txipi-txapa o refrescarse en piscinas naturales; nacederos con bellas cascadas, embalses en los que disfrutar de un picnic como los de Leurtza y enigmáticas cuevas como las de Zugarramurdi.


Para conocer más sobre estos lugares nada mejor que pasarse por algunos espacios didácticos ideales para ellos y ellas en los que a través de exposiciones, paneles interactivos y proyecciones, aprenden mientras se entretienen. Así tenemos los Centros de Interpretación de la Naturaleza, o museos como el de las Brujas o el de la Mielería... Y como cómo no, las granjas-escuela, en las que vivirán el mundo animal de una forma muy cercana.



Si les gusta caminar, un buen plan para todos es recorrer algún sendero. En Navarra los encontraréis de todos los tipos pero en general casi todos muy accesibles incluso en la zona de montaña pues el Pirineo navarro es relativamente suave. Tenéis senderos temáticos relacionados con oficios de antaño, dólmenes, búnkeres, calzadas romanas o también ferrocarriles hoy ya en desuso como son las vías verdes en las que se han escondido tesoros que deberéis encontrar mientras practicáis geocaching.

Y podéis ir por vuestra cuenta o si os apetece que os lleven y en el camino os cuenten anécdotas, curiosidades y los aspectos más interesantes del recorrido, una buena alternativa es contar con guías especializados que prestan sus servicios para todo tipo de visitas: a pieen bici o incluso a caballo.

Para los más activos no dejéis de pasar un día en cualquiera de los parques de ocio y aventura que se encuentran en la zona norte. Allí les esperan tirolinas gigantes que sobrevuelan preciosos paisajes, vías ferratas, paintballs, puentes tibetanos, circuitos btt…


PUEBLOS BONITOS EN LOS QUE SE CONECTA CON LA ESENCIA

Además verán casonas de piedra centenarias con escudos, grandes balconadas, huertas con gallinas y conejos… y a nada que os deis una vuelta por el entorno os encontraréis caballos, vacas, cerdos y ovejas. Algo muy natural pero que no forma parte de su día a día, por eso les encanta. Y ya que estáis en zona rural ¿qué os parecería aprovechar para realizar alguna actividad relacionada con el queso como visitar una quesería, hacer un taller o incluso salir al monte con un pastor? Ah, y no dejéis de comprar pan de hogaza, comer txistorra en el bar o un buen plato casero en el restaurante del pueblo, el mejor colofón después de un paseo.


CASTILLOS DE GUERREROS, PALACIOS DE PRINCESAS Y VILLAS MEDIEVALES

La ZONA MEDIA, caracterizada por un paisaje de suaves campos de cereal y viñedos, se lleva gran parte de los kilómetros que recorre el Camino de Santiago en Navarra, así que aprovechad para explicarles lo que es, observad el atuendo de los peregrinos, los albergues en los que se alojan y que entren en contacto con el románico a través de alguna visita guiada en Santa María de SangüesaEunate o Estella. La imaginería medieval es a veces tan ingeniosa, que bien contada puede ser hasta fuente de diversión para ellos. Y si os movéis por esta zona no dejéis de consultar la agenda de Tierras de Iranzu: actividades acuáticas en el embalse de Alloz, visita a una salinera con actividades para niños, paseo en carreta entre viñedos… .




Un hito imprescindible en esta zona es el Palacio de Olite, que recuerda un poco al de Eurodisney. En él disfrutarán como enanos mientras lo recorren y se suben a las distintas torres. No dejéis de hacer la visita infantil o la teatralizada porque ¡en éstas seguro que no se pierden un detalle! Consultad aquí todas las visitas teatralizadas del Castillo de Olite y de otros lugares de Navarra.

Muy cerca de allí, el pueblo medieval de Ujué, en el que además de las migas y las garrapiñadas, les espera un laberinto de calles empedradas en las que podrán correr y desfogarse. Y una propuesta original que seguro que nunca antes habíais hecho: al visitar el Cerco de Artajona os dejarán subir al singular tejado de la iglesia donde descubriréis que se parece al lomo de un dragón...

Otra buena opción es el Castillo de Javier, lugar en el que nació en el siglo XVI el patrón de Navarra San Francisco Javier. Y a tan solo 10 km el bello monasterio de Leire ¿conseguiremos que se relajen escuchando algún canto gregoriano?

Si todavía no habéis experimentado la emoción de encontrar tesoros en familia, probad con el geocaching. Además de las vías verdes que os hemos comentado, también descubriréis que algunos de nuestros castillos, fortalezas e iglesias románicas esconden curiosos tesoros.

EN EL SUR, UN DIVERTIDO PARQUE DE OCIO FAMILIAR Y UN ESPACIO NATURAL SORPRENDENTE

En el parque de Sendaviva, conocerán desde especies autóctonas de Navarra hasta animales exóticos como leones, osos o tigres; disfrutarán de una treintena de atracciones como el laberinto de agua o las lanchas, el tubing, las tirolinas, el Bobsleigh, la caída libre… y de entretenidas atracciones como el espectáculo del Circo o la impresionante exhibición de aves rapaces.




Cambiando de registro, ahí a un paso se encuentra un parque natural un poco excepcional para estas latitudes, las Bardenas Reales, pues se trata de un paraje semidesértico que por sus formaciones y aspecto lunar ha sido escenario de multitud de rodajes, uno de los últimos “Juego de Tronos”. Lo podréis abordar de muchas maneras: en vuestro propio coche, o realizando alguna actividad en la que exprimiréis todo su encanto, como una visita guiada en 4x4, quad o buggy, o por ejemplo a caballo, viviendo momentos que pueden resultar una bonita experiencia en familia.

Y como colofón, no dejéis de visitar la capital de la Ribera, Tudela, bien por vuestra cuenta, o bien de la mano de guías expertos que pueden hacerlo de forma muy divertida… Y si queréis conocer la ciudad desde otro punto de vista que les puede llamar la atención es siguiendo los murales de arte contemporáneo que adornan muchas fachadas antiguas, que se han ido desarrollando en las distintas ediciones del festival internacional Avant-Garde.

 

Y RESPECTO A LA GASTRONOMÍA...

Esa espada de Damocles que a veces nos trae de cabeza en vacaciones (y que por unos días no estaría mal que pasáramos un poco por alto...) puede tener alguna salida en estas tierras, donde lo que vais a tener asegurado es el buen producto local.

En los pueblos encontraréis menús caseros que normalmente tienen buena aceptación; en los restaurantes de cocina más actual suelen ofrecer menús infantiles con apuestas seguras; y en caso de apuro siempre podréis echar mano de los pinchos que se prodigan por los bares navarros, y mientras ellos degustan los básicos de txistorra, tortilla o jamón, vosotros podréis daros el gusto de catar otras delicias más innovadoras.

Si no tienen remilgos también puede ser el momento para que entren en contacto con nuestras conocidas verduras: menestra, alcachofas, cardo, borraja… ¡Aprovechad la ocasión para que su paladar amplíe horizontes!

Y si en lugar de comer estáis pensando más en vivir la gastronomía en primera persona, las actividades gastronómicas son tan variadas como atractivas, desde aprender a hacer un talo, hasta buscar trufas guiados por un perro o vendimiar en familia…

¿Y EL ALOJAMIENTO?

Como en cualquier lugar tenéis a vuestra disposición hotelesapartamentos de todas las categorías que se adaptarán a vuestro bolsillo, campings ubicados en plena naturaleza en los que también podréis alquilar bungalows, albergues si sois todoterreno, o una opción muy de aquí que son las casas rurales. Las podéis alquilar por habitaciones o enteras, y muchas incluyen alguna actividad de agroturismo, ideal para ellos.

Y si queréis sorprenderles os proponemos algunas opciones de alojamientos singulares en Navarra ¿qué os parecería dormir en una casa-cueva? ¿o en un árbol? ¿o en una cabaña de luxe? Una o dos noches diferentes, puede facilitarnos mucho las vacaciones…


Esperamos que esta mini-guía os haya seducido, y que nos veamos muy muy pronto.

¡Disfrutad de vuestra estancia familia!